Casi un tercio de los nuevos contagios de COVID-19 es asintomático

El impacto de la vacunación ha hecho que muchos contagiados sufran cuadros leves como resfríos comunes, lo que también implica un desafío para la detección de los casos.

Por
Especialistas llamaron a la población a estar alerta ante cualquier mínimo síntoma de la enfermedad. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Especialistas llamaron a la población a estar alerta ante cualquier mínimo síntoma de la enfermedad. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

El masivo proceso de vacunación contra el COVID-19 estaría rindiendo sus frutos en el impacto que está teniendo el nuevo rebrote de la enfermedad, ya que casi un tercio de los nuevos casos es asintomático, presentando ligeras molestias parecidas a un resfrío leve.

Según lo publicado por El Mercurio, de los más de 1.600 casos confirmados durante el lunes, un 28,4% correspondió a pacientes que no tuvo síntomas. En mayo de este año, cuando comenzó la segunda ola de infecciones, dicha cifra rondaba el 20%.

Especialistas asociaron las cifras al amplio proceso de inoculación, el que alcanza al 75% de la población y a 5 millones de personas que han recibido su dosis de refuerzo. Aquello reforzaría además el rol principal que tiene la vacuna, que busca prevenir la enfermedad grave por sobre el contagio.

De todas maneras, el tercio de nuevos contagios asintomático implica un desafío para la estrategia de testeo, trazabilidad y aislamiento, ya que muchos pacientes podrían estar portando y expandiendo el virus sin saberlo.

Juan Carlos Said, master en salud pública, señaló al matutino que “un efecto de la vacunación es que más pacientes pueden desarrollar cuadros leves o ser asintomáticos, además de que vacunado o no, siempre hay un grupo de pacientes que hacen muy pocos síntomas y eso, evidentemente, hace más fácil que puedan transmitir el virus sin saberlo”.

“En pacientes vacunados, se puede dar que el COVID-19 genere síntomas a veces más similares a un resfrío común, como congestión nasal o dolor de garganta. Entonces el llamado es a no minimizar los síntomas, ya que si bien para una persona pueden ser leves, podría contagiar a otras que sí serían susceptibles de una enfermedad grave, como quienes no están vacunados o tienen más factores de riesgo como problemas en el sistema inmune y obesidad”, señaló el especialista.