“No están todas las garantías”: Elisa Loncon anuncia las dos primeras sesiones de la Convención

Consultada sobre las dificultades para sesionar, la presidenta de la Convención Constitucional fue clara en señalar que las responsabilidades están puestas en el gobierno.

Por
La presidenta de la mesa de la instancia reconoció que "el esfuerzo ha sido enorme, comenzamos desde ayer a gestionar todo lo posible". AGENCIA UNO
La presidenta de la mesa de la instancia reconoció que "el esfuerzo ha sido enorme, comenzamos desde ayer a gestionar todo lo posible". AGENCIA UNO
Compartir

Elisa Loncon, presidenta de la Convención Constitucional, ratificó que el organismo realizará sus dos primeras sesiones esta semana en las dependencias del ex Congreso Nacional, aunque aclaró que “no están todas las garantías” en el ámbito sanitario.

La presidenta de la mesa de la instancia reconoció que “el esfuerzo ha sido enorme, comenzamos desde ayer a gestionar todo lo posible, a instalar una red de colaboración con la universidad de Chile, con otras universidades que ofrecieron su colaboración, pero concretamente con el Colmed que pudieron colaborar en elaborar ese protocolo”.

Elisa Loncon explicó que la situación es difícil “porque aquí estamos todos sometidos a un riesgo, y a un riesgo que no es nuestra responsabilidad, el riesgo de contagio se instaló acá porque hubo negligencia de parte del gobierno para poder disponer de las garantías necesarias de salud”.

Esto, ya que aseguró que no cuentan con protocolo, ya que tenían uno “para el día domingo, hoy día vino el ministro y nos dijo que tenía protocolo, pero el que mostró era el que se aplicó el domingo (…) desde el lunes en adelante ya no había protocolo, entonces cómo haces tú si no tienes estas normas sanitarias mínimas”.

Consultada sobre las dificultades para sesionar, la presidenta de la Convención Constitucional fue clara en señalar que “las responsabilidades están todas puestas en el gobierno y su personal, eso hay que decirlo claramente, porque nos expuso a situaciones de riesgo (…) el gobierno debió, un mes antes, haber tomado contacto con nosotros”.