Luis Riveros, ex rector de la U. de Chile: “Esto de la ‘universidad para todos’ es poco convincente”

En conversación EL DÍNAMO, el académico rechazó la idea de impulsar un acceso universal a la educación superior, pero admitió que el sistema necesita un cambio general.

El ex rector expuso su visión sobre la desigualdad en la educación. Foto: Agencia Uno.
El ex rector expuso su visión sobre la desigualdad en la educación. Foto: Agencia Uno.
Por

Las protestas de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) antes del inicio de la Prueba de Transición (PDT) nuevamente instalaron el reclamo por la creación de un sistema de acceso universal a la educación superior, generando diversas reacciones, entre ellas la del ex rector de la Universidad de Chile, Luis Riveros.

El académico, que lideró dicha casa de estudios entre 1998 y 2006, entregó su visión en las redes sociales, en donde cuestionó el “slogan” que está detrás de esta demanda, asegurando que se trata de “postulados políticos simplistas de quienes buscan movilizar” y que se vienen impulsando, sin éxito, desde las protestas en 1968.

En una conversación con EL DÍNAMO, el actual decano de la Facultad de Economía, Gobierno y Comunicaciones de la Universidad Central reflexionó sobre las tareas pendientes en la materia y aseguró que los mecanismos de selección son necesarios para el bueno funcionamiento del sistema.

También planteó algunas posibles soluciones al modelo de acceso a la educación superior, el que según él sigue replicando la desigualdad que viene desde la formación inicial de los estudiantes, y que se agudiza con la llegada a la educación superior.

El mensaje de Riveros a propósito del debate sobre el acceso universal. Foto: Captura de Pantalla

Los problemas con la universalidad

Luis Riveros, quien ejerció como rector de la Universidad de Chile durante la implementación de la Prueba de Selección Universitaria (PSU) en 2003, planteó que la esencia del sistema universitario es la selección, considerando los múltiples intereses y habilidades de los alumnos.

“En primer lugar, lo que tiene que preocuparse un país es tener universidades de calidad que forme a los mejores profesionales, y por supuesto, para que se logre eso, las universidades tienen que ser selectivas. No todos los estudiantes quieren ser abogados o médicos. También hay alternativas para llegar a la educación superior, tenemos carreras técnicas que permiten complementar conocimientos desde diferentes áreas”, expresó.

Sobre el reclamo de la ACES, el académico asegura que “esto de universidad para todos es poco convincente, porque ciertamente no son para todos, sino que también porque existen otros caminos posibles para avanzar a la educación superior, tenemos una dinámica muy alta (…) esto siempre ha sido un tema político y me acuerdo muy bien del movimiento de los años sesenta, que al final quedó en el olvido”.

Riveros afirmó que “lo apropiado es mirar a la universidad como una institución selectiva”, considerando las opciones que en la actualidad tienen los jóvenes para seguir diversas carreras profesionales y teniendo en cuenta la necesidad de las casas de estudios de mantener la calidad.

“Hay países que han dejado entrar de manera muy liberal a los alumnos a una carrera, pero al final la mitad está afuera, y eso es muy perjudicial. Si la universidad baja sus estándares para cumplir esta idea (el acceso universal), entonces será una universidad que irá bajando su calidad, que se irá desprestigiando”, manifestó.

Las opciones para mejorar

Por las demandas de los estudiantes secundarios, Luis Riveros dijo entender el reclamo de acceso a la universidad para todos porque “es un lema que tienen jóvenes de 18 años”, pero afirmó que las soluciones al tema vienen desde la enseñanza inicial.

“Acá el tema no está en el ingreso de la universidad, sino que en la formación de los estudiantes, y eso no se ha tratado”, expresó.

El ex rector repasó la evolución de los sistemas de admisión para las universidades, recordando el bachillerato, método que fue reemplazado por la Prueba de Aptitud Académica (PAA) en 1966 y que estuvo vigente hasta 2002.

“Antes, el bachillerato tenía algún sentido porque era una población más reducida, el bachillerato era de conocimiento, pero no tomaba en cuenta que se necesitaban aptitudes para entrar a la universidad con disciplina. Todos sabemos que un médico necesita aptitudes de médico para hacerlo, o un abogado o un profesor”, contó.

Posteriormente, se modificó todo con la creación de la PSU, que reincorporó los conocimientos, algo que según el profesor también terminó afectando a los estudiantes y a las propias casas de estudios debido a que los alumnos “se concentraban en la preparación de una prueba, pero luego mostraban problemas en su primer año de universidad por su falta de base”.

Por las opciones de solución al sistema de educación superior, Luis Riveros expresó que “pienso que no todas las universidades necesitan la misma prueba para recibir a los estudiantes, porque cada universidad tiene un perfil distinto”.

“Todo debería diversificarse, porque perfectamente podríamos tener las pruebas de admisión y no una para todos”, añadió.

Por los programas de bachillerato, el ex rector planteó que la Universidad de Chile y la Universidad Católica han implementado planes desde hace varios años, los que han resultado exitosos, ya que entregan una buena antesala y permiten a los alumnos disponer de todas las opciones antes de embarcarse a una carrera definitiva.

“Gran parte de los estudiantes que están en el bachillerato cambian de preferencia antes de entrar, y eso es muy positivo para afinar el ingreso”, expresó.

De todos modos, Riveros planteó que este método debe interpretarse como un sistema de selección y debe ser considerado como un intermedio entre la enseñanza media y la entrada a una carrera específica. “Los mismos apoderados debería cambiar el chip al pensar que sus hijos están en un bachillerato, tendría que ser una modificación completa a la filosofía del sistema”, añadió.

“La educación preescolar pública quedó desprovista de recursos, y eso es grave. Los colegios públicos tienen déficit muy altos en recursos materiales, en recursos humanos. Alegamos mucho por los enfoque de la formación pedagógica. Todo esto perjudica a la educación pública, y a toda la educación chilena. Tenemos una gran desigualdad y eso se nota. Las diferencias entre estudiantes con altos puntajes y bajos puntajes son muy notorias”, expresó el otrora Gran Maestro de la Gran Logia de Chile. 

Más Educación

Últimas noticias

Populares

Recomendados