Senador Insulza culpa al Gobierno de crisis migratoria: “Se sabía qué venía una ola migratoria de Venezuela”

El senador por Arica pedirá a través del Senado que lo ocurrido en Iquique sea investigado, plantea que "habría que permitir que estas personas puedan trabajar" y advierte que "es hora de que el señor (Álvaro) Bellolio empiece a trabajar".

Por
El senador por Arica, José Miguel Insulza, pedirá que se investigue lo ocurrido en Iquique. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El senador por Arica, José Miguel Insulza, pedirá que se investigue lo ocurrido en Iquique. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

El ex secretario general de la OEA y senador por Arica, José Miguel Insulza, está molesto y absorto. Ha revisado con detenimiento las imágenes del desalojo de ciudadanos venezolanos que acampaban en la Plaza de Brasil, en Iquique, y pedirá una investigación a la justicia para que se determinen responsables.

El ex ministro del Interior y ex canciller analiza lo ocurrido en la manifestación contra inmigrantes ilegales en Iquique y aseguró a EL DÍNAMO que el Presidente Sebastián Piñera invitó a los venezolanos a venir a Chile “con un apasionado discurso en Cúcuta”.

Además, advierte que la opción no era “echarlos a patadas” de la Plaza Brasil de Iquique. El parlamentario sostiene que hemos visto en Chile “un país que nunca deberíamos ver, un grupo de personas enfermas de rabia y violencia”.

—¿Cuál es su reflexión sobre lo sucedido en Iquique este fin de semana?

—Lo sucedido en Iquique es un acto de barbarie muy brutal que nos avergüenza como chilenos y yo espero que haya una investigación judicial sobre esto. Basta con mirar la prensa internacional para darse cuenta de que se configuran una infracción al honor de la nación. Lo dijo muy bien el cardenal Celestino Aos. Hemos visto en Chile un país que nunca deberíamos ver, un grupo de personas enfermas de rabia y violencia, involucradas en actos de barbarie y violencia contra de Chile mismo y un grupo de inmigrantes. Estoy totalmente de acuerdo.

—¿Cuál es la magnitud del daño en su opinión?
—Los daños del evento de ayer son tremendos. Ahora, el responsable de lo ocurrido es el Gobierno por la falta absoluta de una política migratoria razonable. Se le advirtió al Presidente 100 veces cuando aprobó la ley. Yo estoy en contra del párrafo que plantea las expulsiones de los inmigrantes ilegales, porque llevamos más de un año y medio recibiendo en Chile prácticamente sólo inmigrantes ilegales, ya que la frontera está cerrada. Entonces, era de esperarse que aumentara el número de inmigrantes ilegales. Se sabía que venía una ola migratoria de Venezuela por invitación del Presidente de la República, que ya habían salido de su país y estaban llegando a la frontera de Chile. No hemos tenido una política migratoria, excepto vestirlos con overol blanco e ir a despedirlos al aeropuerto como si fuera una ceremonia.

—¿Podría profundizar sobre la invitación que usted dice hizo el Presidente Piñera?
—Yo estaba en La Moneda cuando el Presidente Piñera anunció el inicio de una visa de responsabilidad democrática para los venezolanos que quisieran venir a Chile, y luego los reiteró en su encendido discurso en Cúcuta, Colombia, afirmando que las puertas de Chile estaban abiertas. En este problema, una cosa es no verla venir y otra cosa distinta es mandarla a traer. Alguien podría decir que la ola migratoria venezolana no se vio venir, pero el Presidente Piñera fue el que la mandó a traer. Todo se ha hecho mal y es hora de empezar a hacer las cosas bien, si no los conflictos pasan a hacerse cada vez más graves.

“Soluciones conocidas (…) instalar un campamento de residencia provisoria”

—¿Cómo se puede solucionar esta situación?
—La soluciones son conocidas, la señal a organismos internacionales. Hay espacio para instalar un campamento de residencia provisoria para todas esas personas que están deambulando por las calles y que no tienen dónde vivir. Que no sea una prisión, sino un campamento humanitario donde se les garantice la alimentación la salud y la movilidad, por cierto, que son garantías que la Constitución nos da. Pero en un lugar donde se pueda habitar mientras se revisa sus casos uno a uno. ¡Es hora de que el señor (Álvaro) Bellolio empiece a trabajar y que el nuevo servicio de migraciones que pusimos en la ley empiece a funcionar pues! Todos sabemos además que existe mucha demanda de mano de obra agrícola en distintas partes, habría que permitir que estas personas puedan trabajar.

—¿Habría sido un error no aceptar ayuda internacional para establecer un campamento?

—Fue un error absolutamente. Es una vergüenza. Si el Gobierno hubiera tenido alguna alternativa se hubiera entendido, pero si la opción era echarlos a patadas de la Plaza de Iquique, esa no era alternativa.

“Quiero se me diga oficialmente la verdad”

—¿Quién cree que es el responsable de lo que sucedió en esa plaza?
Mire, yo voy a pedir una investigación sobre lo que sucedió ahí. Hay quienes les echan la culpa a personas ligadas al candidato (José Antonio) Kast, otros a Carabineros, otros dicen que se dio la instrucción de hacer un desalojo. Yo quiero que se me diga oficialmente la verdad a través de un tribunal de justicia. Mañana tendremos una sesión especial del Senado para analizar esta situación y vamos a intentar que haya una resolución formal en el Senado con las medidas a adoptar.

—¿Cuál es la forma de establecer un equilibrio entre migración ilegal y la humanitaria?

—Con los acuerdos multilaterales entre países, que el Presidente Piñera rechazó cuando se negó a firmar el pacto de Marrakech. Éste facilita eso, están ahí las normas los criterios y todos los países adhieren a él pueden trabajar juntos sobre la base de esos criterios para tener una migración segura y responsable. No he visto ningún candidato que haya planteado esto. El pacto internacional existe, pero el Presidente retiró la delegación de la reunión en la que se iba a firmar. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Podcasts El Dínamo

Más Política

Últimas noticias

Populares