Retiro de la política activa y un libro: los planes de Navarro cuando deje el Congreso

En entrevista con EL DÍNAMO, el legislador afirmó que Marco Enríquez-Ominami sigue gozando de un gran capital político y que debería abocarse con todo para unir a la oposición de cara a las primarias de la centroizquierda.

Por › Actualizado: 10:35 hrs
El senador recordó el infarto al corazón que sufrió a fines del 2020 y reconoció que le sirvió para reflexionar. AGENCIA UNO/ARCHIVO
El senador recordó el infarto al corazón que sufrió a fines del 2020 y reconoció que le sirvió para reflexionar. AGENCIA UNO/ARCHIVO
Compartir

Con 28 años de experiencia en el Congreso y tras haber integrado la Cámara Alta y de Diputados, el senador Alejandro Navarro (PRO) está pronto a su retiro de la política activa. De hecho, según confesó a EL DÍNAMO, está escribiendo un libro sobre el infarto que casi le costó la vida a fines del año pasado, tiene intenciones de estudiar psicología y buscará aprovechar el tiempo que le resta como autoridad para poder “unir a la oposición“, de cara a la elección presidencial de noviembre.

La idea de Alejandro Navarro es que el fundador del PRO y tres veces candidato presidencial (2009, 2013 y 2017), Marco Enríquez-Ominami (ME-O), reaparezca ante la opinión y inicie su cuarta candidatura a La Moneda junto a las primarias de la oposición del 18 de julio.

El cineasta y ex diputado vio suspendido su derecho a sufragar, de acuerdo al último padrón publicado por el Servicio Electoral (Servel) para las elecciones regionales, comunales y constituyentes que se celebrarán el 15 y 16 de mayo. La sanción se debió a que ME-O aún espera la resolución final del juicio por el Caso SQM, donde la fiscalía lo acusa de haber facilitado la emisión de 36 facturas “ideológicamente falsas”.

Al respecto, Alejandro Navarro reconoció que el propio Enríquez-Ominami aún no acepta el desafío de una nueva candidatura presidencial que le ofreció el presidente del PRO, Camilo Lagos, y el resto de la militancia porque “está en un proceso de evaluación política y judicial”, donde “se le ha perseguido y realizado procesos judiciales vigentes por siete años, sin llegar a su fin”.

“Esto podría ser un impedimento a sus derechos de elegir y ser elegido, eso deberá definirlo el Tribunal Electoral en su momento”, explicó el senador.

De igual manera, Alejandro Navarro indicó que “soy partidario de que su candidatura se declare ya. El PRO tiene que definir la candidatura presidencial de Marco en el más corto plazo”, con el propósito de “trabajar en una primaria unitaria de todas las fuerzas políticas que quieren cambiar Chile”.

– ¿A usted le parece que ME-O, después de tres candidaturas, sigue siendo una carta viable para el PRO?

– ME-O arrastra un capital político inmodificable, pese a que ha disminuido. Es adecuado entrar a la carrera presidencial bajo una sola premisa: primarias amplias para generar una alternativa y enfrentar a la derecha.

– ¿Y qué pasará con usted? ¿No está en sus planes ser candidato presidencial? El actual, por la ley fija un límite a las reelecciones, es su último periodo como parlamentario.

– No me voy de la política, me encanta, me apasiona y mientras me siga indignando la injusticia, voy a seguir en la política. Espero contribuir a la nueva Constitución y luego conquistar el Gobierno con una mayoría democrática para sacar a la derecha, para tener una mayoría que reemplace a este Gobierno por uno de la centroizquierda democrática, y quiero participar de ese proceso.

– ¿Está satisfecho de sus períodos como diputado y luego como senador?

– Lejos de sentirme satisfecho, yo salgo en el marco de una ley que limita la reelección. Yo me voy en pos de una ley que voté a favor, pero que sólo tienen tres países del mundo. No existe en Alemania, en Francia, en Italia. En otros lados es el pueblo el que decide y yo sigo siendo partidario que cuánto ganan, cuánto duran y cómo son electos los parlamentarios no puede ser decisión de los parlamentarios. Tiene que ser materia de la Convención Constitucional y espero que allí esto se ordene y la ciudadanía pueda participar más.

“No vi ningún túnel, pero me di cuenta que soy finito”

El senador Alejandro Navarro abordó uno de los momentos más complejos de su vida, el infarto al miocardio que lo llevó a estar hospitalizado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Las Higueras de Talcahuano por varias semanas, perder el habla por un mes y medio y ser sometido a una cirugía de revascularización coronaria -bypass-, junto con mantenerse alejado del Congreso por casi dos meses.

Días antes de su hospitalización, el 10 de diciembre del 2020, Navarro volvía por tierra del cambio de mando en Bolivia donde se invistió como presidente de la República a Luis Arce, cuando sin aviso “comencé a sentir dos puntadas duras en el pecho”, las que lo llevaron a consultar a su cardiólogo.

“Me exigió -el médico-, después de un test de esfuerzo, quedarme hospitalizado. Tenía tres arterias obstruidas en un 90%, no tuve mucho tiempo para pensarlo hasta que el médico me dijo que sólo me debía entregar. Estuve seis días intubado, sin mucha conciencia de mi gravedad”, contó el legislador.

Durante el tiempo que se mantuvo hospitalizado, Navarro no sólo recibió el apoyo de sus amigos y familiares, sino que además le dedicaron algunas palabras para su pronta recuperación personajes tan diversos como el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y el fundador del Partido Republicano en Chile, José Antonio Kast.

Sobre el saludo del ex parlamentario de derecha, Alejandro Navarro agradeció el gesto y explicó que “le devolví la mano -cuando enfermó de COVID-19-“, porque “mi familia y yo valoramos enormemente el apoyo, en un contexto donde la familia sufre mucho”.

Mientras que en el caso de Maduro, se mostró feliz por el gesto y dijo que “es lo que corresponde de un amigo”.

– ¿Pensó que iba a morir? ¿Tuvo tiempo para reflexionar?

– Estar en la UCI es muy angustiante, porque no puedes hablar. No vi ningún túnel, ni la luz, pero me di cuenta que soy finito. Pero tuve tiempo suficiente para la introspección, además, me di cuenta que las cosas afuera siguen pasando contigo o sin ti. Lo más duro fue estar un mes y medio sin hablar en el post operatorio. Me di cuenta que la voz es un instrumento determinante.

– También le sirvió para escribir

– Comencé a redactar un libro, tengo tres capítulo escritos y el título. Se va a llamar “A un latido del abismo“. Es para hacer conciencia, muchos no tienen conciencia de lo vulnerables que son hasta que les da un infarto. Y para hablar sobre este problema médico que afecta a gente joven, a personas conocidas y desconocidas por igual.

Gestión de Venezuela y Chile de la pandemia de coronavirus

– Hablando del saludo de Maduro, usted ha sido muy crítico de la gestión del Gobierno en pandemia, pero recién hace algunas semanas el líder venezolano ofreció petróleo por vacunas. ¿Qué lectura hace? ¿Se ha hecho una mala gestión en ese país?

– Venezuela sufre un brutal bloqueo económico con la confiscación de US$30 mil millones en bancos de Europa y Estados Unidos, lo que les impide comprar medicamentos. De hecho, el bloqueo incluye los medicamentos, entonces Venezuela es un país que echa mano de su recurso más abundante para salvar este problema que debió haber abordado la ONU. La ONU debió pedir que se le bajara el bloqueo durante la pandemia.

– Parece que el presidente Piñera hizo mejor sus gestiones para obtener vacunas.

– Los logros de Piñera se los hemos reconocido, Piñera es de los que lee el cuerpo B de El Mercurio el sábado y el domingo hace una utilidad de dos palos verdes. Él anticipó en mayo que el paso que venía eran las vacunas y lo hizo de manera exitosa para Chile, para la gente y el proceso de vacunación. Pero parece que tiene un manual de cortapalos para cada vez que lo hace bien, terminar haciéndolo mal. Se bajó la guardia y aumentó el contagio.

– En el marco de la falta de vacunas en Venezuela, ¿estaría dispuesto a interceder por Maduro y pedirle una donación a Piñera?

– Hablaría con el presidente Piñera para interceder por Venezuela y levantar las sanciones económicas. Venezuela puede comprar sus vacunas, pero les han bloqueado todas sus fuentes internacionales, se les ha bloqueado el transporte marítimo. Sí pediría a Piñera solidaridad con Palestina, donde se ha obstaculizado el acceso a vacunas por parte de Israel. Chile tiene que actuar con solidaridad y al mismo tiempo garantizar a su población. 

Súmate ahora a EDICIÓN AM

Parte el día informado

Debes ingresar un email válido

Gracias por suscribirte!

Más Política

Últimas noticias

Populares