EN VIVO Formalización de Hugo Bustamante por crimen de Ámbar Cornejo

Actualidad

Cómo avanza el desconfinamiento por el coronavirus en el mundo

Varios países en Europa y Asia reabrieron tímidamente sus actividades habituales. En algunos lugares se registraron fuertes rebrotes.

Por , 8 de Julio de 2020

Este miércoles el Ministerio de Salud anunció el proceso de desconfinamiento de las regiones de Los Ríos y Aysén, con el que se daría inicio a un “paulatino” avance en el relajamiento de las medidas impuestas por la pandemia del coronavirus.

Las autoridades chilenas tomarán el paso con la experiencia de otros países, los que luego de pasar los peores momentos de la enfermedad en cuanto a contagios y fallecidos.

La llamada “nueva normalidad” se tomó la vida de millones de personas, las que debían seguir ciertos protocolos para retomar ciertas actividades. Algunas naciones limitaron su nivel de apertura, mientras otros otorgaron muchas más libertades.

El proceso no ha estado libre de la aparición de rebrotes, los que en algunos casos fueron tan graves que obligaron a establecer cuarentenas totales en grandes territorios.

Estados Unidos

Es el país con más casos y fallecidos por COVID-19. En su caso, las medidas de desconfinamiento no se pueden vislumbrar de forma única, ya que cada estado ha tomado sus propias decisiones, a pesar del entusiasmo del Presidente Donald Trump de reabrir todo.

Nueva York, el estado que hace un par de meses lideraba todos los índices de la pandemia, inició durante esta semana la fase 3 de su apertura. Aquello, según lo decretado por el gobernador Andrew Cuomo, no implicó la apertura de los casinos y cines.

Florida había pasado a la fase 2 en junio pasado, lo que implicó la apertura de las playas, bares y restaurantes a la mitad de su capacidad. Incluso de planificó la reapertura del parque de diversiones de Disney en Orlando. Todas estas actividades están corriendo un serio riesgo, ya que el estado tiene 224 mil casos, sumando más de 7 mil nuevos contagios en la última jornada.

Australia

Australia fue uno de los países que logró mantener la pandemia con cierto control, lo que le permitió planificar su desconfinamiento en el mes de mayo, mucho antes que en Europa.

El Gabinete Nacional del país oceánico organizó un plan de tres pasos para “eliminar gradualmente las restricciones de base y hacer que Australia sea seguro contra el COVID”. Entre las propuestas se estableció la autorización para las reuniones de hasta 10 personas, hasta cinco visitantes en el hogar familiar y algunos viajes locales y regionales. Aquello también vino con el retorno de las clases, los bares y restaurantes.

La planificación avanzó de buena forma a medida que iba avanzando en las regiones australianas, pero tuvo un importante revés en Melbourne y el estado de Victoria, donde se registraron incrementos importantes en los casos y fallecimientos. Ante esto, las autoridades volvieron a aplicar cierres, los que afectaron a cinco millones de habitantes.

Nueva Zelanda

Nueva Zelanda durante la cuarentena. (Wikimedia Commons/Michal Klajban)

Los neozelandeses fueron destacados como un ejemplo mundial sobre el manejo de la pandemia. El gobierno de Jacinda Ardern logró bajar su tasa de casos a nivel cero, lo que les permitió relajar gran partes de las restricciones en mayo.

El surgimiento de casos importados hizo que las autoridades repensaran la situación de los vuelos e impusieran mayores restricciones. Por el momento no se han decretado cierres totales de ciudades.

Uruguay

En rigor, Uruguay nunca tuvo una cuarentena obligatoria, por lo que gran parte de las medidas de contención estuvieron en manos de los ciudadanos. Lo que sí hubo fue el cierre de los centros, el que terminó el 9 de junio. El rebrote de la enfermedad surgió en las zonas fronterizas con Brasil, segundo el país con más contagiados y fallecidos en el mundo.

España

España fue uno de los países más afectados con la pandemia del coronavirus en Europa. El gobierno de Pedro Sánchez mantuvo un estado de alarma en todo el territorio, el que terminó el 21 de junio.

Las autoridades iniciaron un proceso de “desescalada”, en donde fueron liberando regiones y comunidades autónomas según algunos índices sanitarios como los casos nuevos y el estado de su sistema sanitario. Madrid y Cataluña fueron los últimos en salir completamente del confinamiento.

Con esto los españoles pudieron salir a la calle usando su mascarilla respectiva. También se abrieron algunos servicios no esenciales como bares y restaurantes con las medidas sanitarias de distanciamiento social respectivo. También volvió el fútbol con los partidos de la Primera y Segunda División.

Durante los últimos días se han registrado rebrotes en zonas de Galicia y Cataluña, los que han obligado a decretar cuarentenas puntuales, para evitar así el surgimiento de nuevos casos en las ciudades más habitadas.

Corea del Sur

Corea del Sur también fue uno de los países mejores evaluados en su gestión de la pandemia, comenzando el desconfinamiento paulatino a mediados de mayo. La mayor dificultad surgió con los bares, en donde se registraron los primeros rebrotes. Muchos de los asistentes que fueron a fiestas en centros nocturnos ocultaban su identidad, por lo que hacer la trazabilidad era más complejo.

En la última jornada la nación asiática reportó 65 nuevos casos, esto mientras investigadores estudian la posibilidad de que la nueva cepa presente en la zona es “más infecciosa” que la original.

Israel

En mayo, el gobierno israelí decretó la pandemia como “detenida” e inició el proceso de desconfinamiento. Las autoridades habían decretado el cierre de forma prematura, lo que permitió que en algún momento la cifra de recuperados fuera mucho mayor que la de contagiados y fallecidos.

Pero durante el mes de julio las cosas han empeorado. Durante el martes, los encargados de la sanidad detectaron 1.320 casos nuevos, la cifra más alta del país a lo largo de la pandemia.

Todo esto obligó a la administración de Benjamín Netanyahu a volver a cerrar las escuelas, comercios, restaurantes, bares y establecimientos no esenciales, los que habían vuelto a funcionar con cierta normalidad durante junio.