ESPECIAL Coronavirus en Chile: casos confirmados, muertes y últimas noticias

Deportes

Las heridas y tensiones que dejaron las disputadas elecciones de la ANFP

Pablo Milad logró una estrecha victoria sobre Lorenzo Antillo, en un proceso que estuvo marcado por denuncias de irregularidades y un inédito voto a distancia.

Por , 31 de Julio de 2020

La Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP) vivió durante el jueves una de las elecciones más disputadas y polémicas en una década, las que estuvieron marcadas por denuncias de supuestas irregularidades y un inédito sistema de votación a distancia.

El estrecho triunfo de Pablo Milad (25 votos) ante Lorenzo Antillo (23) no logró tranquilizar el ambiente entre los presidentes y propietarios de los equipos profesionales, los que se mantienen enfrentados desde la crisis que desató la salida de Sebastián Moreno desde el sillón de Quilín.

Aunque el ex intendente de la Región del Maule tenía el apoyo mayoritario de los principales clubes del país, el grupo encabezado por el presidente de Audax Italiano activó toda su artillería una vez confirmada su derrota.

El nuevo presidente del balompié nacional tendrá ahora la delicada misión de recomponer confianzas, bajar la tensión y curar las heridas que aún permanecen abiertas desde el drástico cierre del campeonato durante el estallido social de 2019.

Las críticas del grupo de Antillo

Lorenzo Antillo, el candidato derrotado. (Foto: A. Italiano)

“Lamento mucho el nuevo papelón que hemos dado. Esta votación está viciada”. Eso fue lo primero que señaló Antillo una vez conocida su derrota.

El inédito sistema de votación electrónica a distancia generó muchas dudas entre los colaboradores del dirigente audino. Más allá del uso del sistema proporcionado por la empresa Evoting -que tiene algunas malas experiencias en otros procesos políticos y sindicales-, el reclamo es la eventual presencia de terceras personas durante la votación que incidirían en el proceso.

Uno de estos casos es el del recientemente nombrado presidente de Azul Azul, Cristian Aubert. El directivo, que es cercano a Antillo, estuvo acompañado de un notario o ministro de fe, quien debía verificar que sufragara obedeciendo la resolución del directorio de la concesionaria de la Universidad de Chile, que había respaldado a Milad.

“Faltó solamente que estuviera alguien con pistola por si votaba por otra lista”, señaló a radio ADN Jorge Salazar, uno de los integrantes del grupo derrotado.

Según el bando opositor al ex intendente, esta acción rompería el secreto del voto establecido por el reglamento. Aquello les daría la opción de pedir una posible impugnación a las elecciones de la ANFP, algo que ya adelantó el dirigente de Huachipato, Victoriano Cerda.

La defensa de Milad

Pablo Milad, el ganador de las últimas elecciones en la ANFP. (Foto: Agencia Uno=

Una vez surgidas estas dudas, el nuevo presidente del fútbol chileno salió a defender con todo la legitimidad de su victoria. “Las elecciones fueron ganadas por votos, no por apreciaciones. Esta impugnación, tienen el derecho de hacerlo, pero en la cancha se ganó bien”, expresó el directivo en su primer encuentro con la prensa.

Aquella postura es respaldada por los clubes que sostuvieron su candidatura. Cesare Rossi, presidente de Deportes Iquique, fue uno de ellos, y si bien no participó directamente de la elección -en su lugar estuvo el director Johan Giesse-, conoce algunos detalles del proceso que se realizó en Quilín.

“Es lamentable lo que está pasando, porque este ambiente polarizado no ayuda en nada para poder enfrentar los desafíos que tiene el fútbol chileno. Hay que saber ganar y saber perder“, expresó el iquiqueño a EL DÍNAMO.

Rossi destacó que “los votos que se dieron era lo que estaba más o menos contabilizando, entonces es lamentable que ahora se venga a poner en duda la legitimidad de la elección”.

La mayoría de los dirigentes del bloque de Milad cree que lo más significativo de estas elecciones es que ningún voto se cambió a última hora, tal como ocurría en las elecciones presenciales de los últimos años, en donde las negociaciones de pasillo hacían que las posturas de los clubes cambiaran de un momento a otro.