Muñoz vs Narváez: los desafíos que enfrenta una primaria presidencial PPD-PS

El eventual pacto para un candidato único a las primarias de la oposición enfrenta a los miembros de la Lista del Apruebo, candidatos que además tienen el desafío de volverse competitivos contra Chile Vamos.

Por
Foto: Agencia Uno.
Foto: Agencia Uno.
Compartir

La carrera presidencial ya tiene sus primeros precandidatos y, en el caso de la ex Nueva Mayoría, ya se habla de unas “primarias para las primarias”: un pacto PPD-PS elegiría a un representante entre Heraldo Muñoz y Paula Narváez. El ganador será el candidato oficial de ambos partidos para una posterior definición con el PRO, la DC y el Partido Radical.

Pero este paso previo a la primaria de los partidos de centroizquierda de la oposición no es compartido por todos los partidos.

Los ex ministros del gabinete de Michelle Bachelet -Muñoz como canciller y Narváez como vocera de Gobierno- se presentan a la contienda presidencial con distintos apoyos internos. Mientras el presidente del PPD fue criticado por la “bajada” de dos candidatas a convencionales constituyentes, el PS se cuadró con Narváez tras el público apoyo de Bachelet, provocando incluso el retiro de la candidatura del senador José Miguel Insulza.

En término de encuestas el panorama es distinto: ninguno de los dos candidatos logra ser competitivo ante los eventuales candidatos de Chile Vamos. Este problema se suma a la molestia al interior de la oposición por el pacto PPD-PS para no ir a la primaria amplia por separado.

Irrupción de Narváez

El PS proclamó a Paula Narváez como su candidata presidencial el pasado 28 de enero, luego de que ningún otro militante socialista inscribiera su nombre para una elección interna. Pero lejos de ser un triunfo por walkover, la ex ministra contó con el apoyo de Michelle Bachelet, algo que habría sido determinante en su carrera solitaria.

Antes de que la ex vocera aceptara una candidatura, la alta comisionada para los Derechos Humanos de Naciones Unidas firmó la petición “Nunca más sin nosotras”, una iniciativa de militantes del PS para que Narváez asumiera la representación del partido para las presidenciales. Luego, el mismo Heraldo Muñoz adelantó la primaria interna PPD-PS, indicando que “Paula Narváez es bienvenida“.

Paralelamente, los diputados del PS anunciaron que defenderían la postulación de la ex vocera de Gobierno ante el Comité Central del partido, algo que no fue necesario, ya que días más tarde los senadores del partido, -Isabel Allende, Álvaro Elizalde, José Miguel Insunza, Rabindranath Quinteros, Carlos Montes, Juan Pablo Letelier y Alfonso de Urresti- confirmaron su apoyo a Narváez, dejándola como única candidata en carrera.

Críticas constituyentes

Con Paula Narváez como candidata ungida del PS, el PPD realizó sus primarias internas entre Jorge Tarud, Francisco Vidal y Heraldo Muñoz, resultando este último como ganador de la elección con un 54% de las preferencias. Pero pese al apoyo en las urnas, los días previos a los comicios el presidente del PPD se vio duramente criticado por dejar fuera a dos candidatas a constituyentes pese al apoyo presentado por los militantes.

Un día después de que la Lista del Apruebo (pacto formado por el PPD, PS, DC, Radicales y PRO, entre otros) inscribiera las candidaturas a la Convención Constituyente, el senador Ricardo Lagos Weber acusó que “el PPD volvió a instalar la ‘cultura de las malas prácticas’ por parte del socio controlador y con la actitud complaciente de Heraldo Muñoz”.

Lagos Weber indicó que el presidente del partido tuvo una “actitud cómplice”, denunciando negociaciones de última hora que dejaron a Teresa Valdés y Leslie Sánchez -de los distritos 13 y 7, respectivamente- fuera de la elección.

Esto llevó a que 32 mujeres militantes del partido enviaran una carta a la directiva por “falta de paridad”, misiva que contó con las firmas de la presidenta del Senado, Adriana Muñoz, y las ex ministras Adriana Delpiano, Carolina Tohá y Helia Molina quienes no descartaron “tomar firmes medidas respecto de nuestra militancia”.

Factor radical

En octubre de 2018, el Partido Radical (PR), el PPD y el PS anunciaron la creación de la alianza política Convergencia Progresista, apuntando a la unidad de la centroizquierda de cara a las municipales y presidenciales. Pero hoy el Partido Radical aparece como uno de los más críticos a la decisión del pacto PPD-PS de realizar una primaria interna, ya que deja fuera al presidente y candidato radical, Carlos Maldonado.

Junto con reconocer el pacto del PPD con el PS para tener un candidato único para competir en las primarias de la oposición, Heraldo Muñoz había asegurado que “ojalá también el Partido Radical” se uniera a este pacto, algo que pareciera no tener futuro.

“El problema de las consultas ciudadanas, pre primarias, o como quiera que se le llame, es que no cuenta con recursos ni recintos públicos, no las supervisa el Servel, no tienen difusión y por lo tanto, los niveles de participación son muy bajos (…) si queremos que la decisión sea realmente ciudadana, eso es solo posible en una primaria legal”, expresó Maldonado, reiterando su llamado a que tanto el PPD como el PS vayan de forma separada a la elección del candidato de la oposición.

Maldonado -proclamado candidato oficial del PR para las primarias presidenciales- ha solicitado en varias oportunidades que las primarias ampliadas de la oposición sean sin subpactos, asegurando en sus redes sociales que “confío nos encontraremos en la primaria legal en julio, junto a todos quienes estén dispuestos a que la ciudadanía defina el nuevo liderazgo de la centroizquierda”.

Molestia ampliada

La postura del Partido Radical es compartida tanto la DC como el PRO en contra de la decisión del PPD y el PS, asegurando que no respaldarán la definición interna entre Heraldo Muñoz y Paula Narváez.

“Es un error”, aseguró el presidente de la DC, Fuad Chahín, en conversación con Emol, asegurando que “no es la conducta que uno esperaría. A veces el discurso de la unidad no va acompañado de los hechos que uno esperaría, pero cada uno tendrá que hacerse responsable de eso”.

En tanto, el presidente del PRO, Camilo Lagos, aseguró que “no seremos parte de preprimarias con otros partidos”.

“Los progresistas vamos a tener candidatura presidencial propia en las primarias legales de julio próximo. No creemos necesario tener primarias previas de ningún tipo, ya que es una locura con pandemia, hacer más elecciones que las legales”, agregó.

En respuesta, durante una entrevista en Radio Pauta, la senadora Isabel Allende indicó que “el PS y el PPD siempre hemos sentido que a la hora de llevar una candidatura, se lleva una candidatura común, no es ninguna novedad. Entonces se entiende menos las reacciones sobre todo del presidente de la DC porque parece ignorar la historia que hemos vivido del 1990 a esta parte”.

Competitividad contra Chile Vamos

El pacto PPD-PS también enfrenta la competitividad que tienen Heraldo Muñoz y Paula Narváez contra otros candidatos, principalmente con los que podrían representar a Chile Vamos.

Respecto de Narváez, la última encuesta Black&White de enero indicó que en una segunda vuelta presidencial sólo se impondría ante Mario Desbordes e Ignacio Briones, siendo ampliamente superada por Evelyn Matthei, Joaquín Lavín y Sebastián Sichel.

Por su parte, la encuesta Cadem determinó que la carrera presidencial es liderada por el comunista Daniel Jadue (8%) y Joaquín Lavín (6%). Paula Narváez aparece con un 2% de las preferencias y Heraldo Muñoz con un 1%, diferencia que no es estadísticamente significativa.

Gestión ministerial

La irrupción en las primarias de los ex ministros no necesariamente refleja el paso que tuvieron en el Gobierno de Michelle Bachelet, ya que Heraldo Muñoz y Paula Narváez fueron evaluados de forma distinta por la ciudadanía, lo que quedó de manifiesto en la ya extinta evaluación presidencial .

De acuerdo al último registro de evaluación ministerial de la extinta encuesta de gestión presidencial de GFK Adimark -correspondiente a junio de 2017- mientras el PPD lideraba la aprobación en el gabinete con un 81% en su rol de canciller, la ex vocera de Gobierno solo lograba un 49% de apoyo.

PPD-PS Muñoz Narváez

Durante su paso por el Ministerio de Relaciones Exteriores, Muñoz fue parte del equipo que revisó la demanda de Bolivia en La Haya y de las negociaciones para que Chile firmara el TPP-11. En este último proyecto, Roberto Ampuero, quien lo sucedió en la Cancillería, acusó al presidente del PPD de no haber gestionado el apoyo a la iniciativa que aún está en el Congreso.

“Vi al señor Heraldo Muñoz firmando este tratado, celebrándolo diciendo lo importante que era para Chile y resulta que ahora, cuando tratamos de llevar a cabo la política exterior de Chile como política de Estado, resulta que no logra ni siquiera los votos de sus propios parlamentarios por algo que él se jugó“, aseguró Ampuero.

La mayor polémica de Paula Narváez, en tanto, ocurrió en junio del 2018 cuando Sebastián Piñera entregó a la fiscalía un informe donde se indicaba que el equipo de la ex vocera de Gobierno habría hecho mal uso de la imprenta a cargo de la Segegob.

De acuerdo a una investigación de la Contraloría, en la imprenta a cargo de Narváez se fotocopiaron afiches de marchas convocadas por el movimiento NO+AFP y por una facción de la Garra Blanca en contra de Blanco y Negro. 

Más Política

Últimas noticias

Populares

Recomendados